EL OLIVO, SÍMBOLO DE LA PAZ

Spread the love

Texto. Extracto de el Libro de los olivos (Liber olivarum) A. Esteve

Las ramas del olivo han tenido, tienen aún, en la cultura de los pueblos que forman parte de nuestro entorno cultural, una gran carga simbólica como heraldos de la paz y de la concordia.

La bandera blanca, que enarbolamos en nuestros días en solicitud de negociaciones y treguas entre partes en conflicto con el objetivo de lograr el cese de las hostilidades y la búsqueda de compromisos, recoge una parte del significado que antaño tenían los ramojos de los olivos.

Citemos, a continuación, algunos testimonios que muestran la importancia del olivo como mensajero y vínculo de entendimiento y amistad entre seres humanos, o entre los seres humanos y las diversas divinidades.

Noé, al recoger la hoja de olivo que le trajo la paloma, al término del diluvio universal judeocristiano, calificó a ambos como signos de paz duradera entre el hombre y la naturaleza. Es, entre otras, la interpretación del padre jesuita J. M. Igartua en su libro El enigma de la profecía de san Malaquías sobre los Papas (2009).

El lema otorgado por san Malaquías al pontificado de Benedicto XVI ―Gloria olivae―, tiene el significado de ‘la gloria del olivo’. A una rama de la orden benedictina se la conoce con el apelativo de olivetana, y tiene por lema «Pax».

En un áureo del emperador romano Claudio Gótico (213-270 d. C.), podemos observar una figura femenina como alegoría de la paz y de la concordia. Se la muestra sujetando una rama de olivo con la mano derecha (Áureo, 1990).

El olivo estaba consagrado a Atenea, la diosa de la paz y la negociación. En algunas ocasiones, a la diosa Minerva (versión romana de Atenea) se la representa con una rama de olivo en la mano derecha (Minerva Pacífera).

El olivo destruido por un rayo suponía, en la cultura griega y romana, el rompimiento inmediato de las treguas de paz y, a la vez, era el preludio de desgracias, carestías y catástrofes naturales (Diccionario enciclopédico popular ilustrado. Salvat, 1906-1914).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.