Aprende a escuchar a los árboles: un recordatorio de Hermann Hesse

Spread the love

«Quien ha aprendido a escuchar a los árboles, ya no desea ser un árbol. No desea ser más que lo que es».

Hermann Hesse

Hermann Hesse fue realmente un genio transhistórico: su obra prescinde de todo espacio y tiempo concreto; la sensibilidad que caracteriza a su prosa es vigente en todo momento y lugar. Así también lo es su tributo literario a la naturaleza, específicamente a los árboles: esos milenarios habitantes del planeta.

La prosa arbórea de este lúcido escritor alemán es esencialmente revitalizadora. Nos recuerda la importancia de activar nuestros sentidos para volver a sentir a la naturaleza. Porque para Hesse la naturaleza tenía que ser plenamente captada por nuestros sentidos. Admirarla puede hacernos recuperar esos pequeños placeres que la vida moderna nos ha hecho dejar de lado. Pero más allá de placer, la naturaleza es también una fuente inagotable de sabiduría. Y para Hesse, los árboles constituyen los grandes santuarios de los ecosistemas:

En sus copas –escribe Hesse en su ensayo El caminante– susurran el mundo, sus raíces descansan en lo infinito, pero no se pierden en él, sino que persiguen con toda la fuerza de su existencia una sola cosa: cumplir su propia ley, que reside en ellos, desarrollar su propia forma, representarse a sí mismos.

Las raíces, las marcas singulares, el tacto de la madera, son todos una cartografía implícita en los árboles, la cual nos narra la historia del mundo:

En los cercos y deformaciones están descritos con facilidad todo su sufrimiento, toda la lucha, todas las enfermedades, toda la dicha y prosperidad, los años frondosos, los ataques superados y las tormentas sobrevividas.

herman-hesse-arboles-ensayo-naturaleza

Para Hermann Hesse había, por ello, que escuchar a los árboles. Entablar un diálogo de serenidad con estos sabios guardianes del equilibrio terrestre:

Quien sabe hablar con ellos, quien sabe escucharles, aprende la verdad. No predican doctrinas y recetas; predican indiferentes al detalle, la ley primitiva de la vida.

Finalmente, según Hesse, quien aprende de los árboles ya no desea ser un árbol. Comprende que simplemente se es lo que se es. Que nuestro cuerpo –o tronco– es una morada sagrada:

Cuando aprendemos a escuchar a los árboles, la brevedad, rapidez y apresuramiento infantil de nuestros pensamientos adquieren una alegría sin precedentes. […] Ese es el hogar. Eso es la felicidad.

herman-hesse-arboles-ensayo-naturaleza

Extraido de https://ecoosfera.com/herman-hesse-arboles-ensayo-naturaleza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.