Spread the love

La agricultura intensiva y el regadío son una seria amenaza para carrascas tricentenarias como éstas, cuyas copas crecen y se imbrican como una sola. Aunque son conocidas como «Las Tres Marías», realmente son dos, pues una de ellas se bifurca muy cerca de la base. Se encuentran en término de Alcázar de San Juan, cerca de Cinco Casas. Son las más espectaculares que quedan en La Mancha, últimas representantes del que hasta el siglo XVIII fuera el más monumental y extenso encinar de la Meseta Sur. Bajo su copa, precarios jornaleros dejan todo tipo de basura, y arrendatarios de fincas sin escrúpulos apilan cientos de tubos de riego, apelmazando y alterando el suelo inmediato al tronco. Un templo natural más, profanado por la codicia y la agricultura industrial depredadora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.