¿Qué pueden hacer las Autoridades locales por los Ecosistemas y sus Servicios?

Spread the love

La gestión medioambiental funciona a distintos niveles. Los acuerdos internacionales configuran muchas áreas de la política medioambiental. La legislación nacional establece el marco legal para la toma de decisiones locales y presenta directivas generales. Sin embargo, la decisión de dónde construir una fábrica nueva o de talar un bosque suele tomarse a nivel regional o local. Es aquí donde se ejecutan las leyes y los organismos regionales o locales tienen poderes discrecionales.

Un gran número de funcionarios participan en la toma de decisiones sobre política local: alcaldes, concejales municipales, planificadores y urbanistas.

Los ciudadanos desempeñan funciones como defensores, conservacionistas u oponentes. Los organismos reguladores aprueban los proyectos o supervisan el cumplimiento de las normas sanitarias o los reglamentos medioambientales, mientras que el sistema legal desempeña un papel en la planificación o la resolución de conflictos.

Por lo tanto, ¿cómo se puede tener en cuenta de forma adecuada y eficaz la importancia del buen funcionamiento de un ecosistema en la toma de decisiones? El concepto de los servicios ecosistémicos funciona como un marco de carácter práctico que explica sistemáticamente las distintas formas en que la naturaleza contribuye al bienestar humano. Las autoridades locales pueden utilizar este concepto (según se explica más adelante) para aprovechar plenamente los activos de la naturaleza y destinarlos al desarrollo local. Pueden:

  1. Hacer un buen uso de los instrumentos y procedimientos existentes: existen varios procedimientos de evaluación y herramientas de administración pública que pueden ejercer un efecto directo sobre los servicios ecosistémicos. Entre ellos figuran: Evaluaciones del Impacto Medioambiental o Evaluaciones Medioambientales Estratégicas; Análisis de Rentabilidad para infraestructuras públicas; incentivos fiscales locales y regionales; planificación espacial; regulación de la utilización de los recursos naturales como la silvicultura o la pesca, así como programas de divulgación.
  2. Encontrar soluciones locales: La experiencia en todo el mundo ha demostrado que las leyes locales y provinciales y los instrumentos políticos, junto al reconocimiento local de su valor, han ayudado a afrontar las cuestiones relacionadas con la biodiversidad. Entre los nuevos instrumentos destinados a mejorar la toma de decisiones relacionadas con la biodiversidad figuran los pagos por servicios ecosistémicos (PSE), el programa piloto de reducción de las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación forestal (REDD, por sus siglas en inglés) y los proyectos de desarrollo limpio.

Defender las cuestiones medioambientales a niveles políticos superiores: Los gobiernos locales y regionales pueden desempeñar papeles importantes de defensa y, por tanto, tratar de influir en la legislación a nivel nacional y en las actitudes públicas. Tailandia, por ejemplo, dispone de una ley forestal comunitaria que fue creada a iniciativa de una serie de comisiones locales con el apoyo de las ONG (Vernier y Wittmer 2003).

Entre los servicios que ofrecen los ecosistemas se pueden distinguir los siguientes: aprovisionamiento, regulación, apoyo y cultura (EM 2005). En este apartado se identifican agrupaciones habituales de servicios en distintos tipos de ecosistemas. Después se tipifican dos características clave del cambio ecosistémico -compensaciones y puntos de inflexión- antes de tener en cuenta el efecto social de dichos cambios.

LOS ECOSISTEMAS PROPORCIONAN MÚLTIPLES SERVICIOS

Todos los ecosistemas generan de manera natural múltiples servicios ecosistémicos. En la Figura 1.1 se ofrece una ilustración de estos servicios en distintos ecosistemas: montañas, lagos, praderas, ciudades y costas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.