Los Espacios Públicos Urbanos después del COVID-19

Spread the love

Hay muchas cosas que antes de COVID-19 que creíamos  normales; como ir a la oficina todos los días, viajar en transporte público, comer en un restaurante y ir de compras por la tarde. 

Muchas calles de la ciudad han estado vacías durante varias semanas con los gobiernos planeando abrir las restricciones actuales para permitir   que la gente vuelva al trabajo, compre y coma en las ciudades. La  pregunta que   tenemos  que  hacer  es  ¿cómo  cambiarán    nuestras  ciudades después de COVID-19?

Cambios en la forma en que vivimos y trabajamos.

Habrá cambios en las formas en que   vivimos y trabajamos, con personas trabajando desde casa, comprando en línea y buscando obtener más de un equilibrio entre el trabajo y la vida, cambiaremos en los campus educativos, edificios de oficinas, centros comerciales y residencias.

Con la nueva realidad de que muchas personas pueden trabajar desde casa sin tener que  «entrar en la oficina» todos los días, puede haber un cambio por parte de las empresas para reducir su espacio de oficina y un mayor cambio a un teletrabajo.

Esto    verá    una reducción en el número de personas que necesitan   viajar a los distritos de negocios   en coche y transporte público abriendo oportunidades para repensar estos distritos. ¿Los  edificios de oficinas  de gran altura se convertirán en viviendas residenciales?  ¿La disminución de los centros comerciales suburbanos   debido a las compras en línea se convertirá en un uso más mixto (oficina, venta al por menor, comedor) para atender   a los padres que trabajan que se dan cuenta de que    pueden trabajar de forma remota, pero necesitan cierta separación entre el trabajo/la vida, pero quieren un viaje más corto?  ¿Habrá    más casas y apartamentos con estudios/oficinas? La  forma en que el trabajo  ha  cambiado  y  muchas  empresas  pueden  ver los beneficios  de  costo  de  menos  espacio en el suelo y equilibrio entre la vida laboral  y personal para los empleados que crean  diferentes  tipologías  de  trabajo..

Durante COVID, muchos estados y ciudades sólo han permitido que las personas realicen    actividades esenciales y lo más importante, el ejercicio al aire libre se ha visto como esencial en algunos paises.  Este  es  un  gran  respaldo  a  la  importancia  del espacio  abierto en las ciudades y la salud  mental  de las personas. La gente ahora valora más el  espacio abierto debido a los beneficios de salud física y mental y los beneficios ambientales (secuestro de carbono, captaciones de carbono, agua, etc.)  que dicho espacio  aporta  a  sus  residentes.

La gente ha establecido nuevos hábitos  de  paseos diarios y esto con suerte verá que los   residentes pedirán   más espacio abierto, especialmente parques y redes verdes, ya que hemos visto espacios públicos llenos de gente.

Vivir en la plaza y las calles.

Podemos   ver cambios en la forma en que vivimos    en nuestras plazas de la ciudad y en nuestras    calles.  Actividades    como  la comida al aire libre  son el  alma  de  muchas  ciudades  y  distritos turísticos..  Las ciudades tendrán que    lidiar con permitir la comida en   interiores y al aire libre, hay muchos problemas en torno al espaciado físico entre los comensales y peatones para tener en cuenta.  Puede  ser  necesario    una  reducción en un  número de personas  capaces    de  cenar  al aire libre  o  permitiendo un mayor  espacio  o  no se permiten áreas de comedor.   Esto  puede ser un  problema temporal hasta que el COVID-19 haya  desaparecido  o  tengamos    una  vacuna..

Las plazas   y calles de muchas ciudades tienen bancos de 1,8-2,4 metros de largo que no    permiten las pautas de separación física de 1,5-2 metros. Puede    ser necesario  tener asientos temporales (asientos individuales o largos) añadidos a plazas y parques para permitir el distanciamiento social y el banco estándar puede extenderse de 3 a 4 metros o podemos  ver más asientos individuales espaciados a 1,5 m o marcadores colocados en los asientos. Espero  que no  llegue  a  esto  y  que las ciudades  usen el sentido común  y  gasten  presupuestos  en  mejorar  el  ámbito público. .

Medidas temporales para el alejamiento social

¿Muchas ciudades están buscando  crear cambios   temporales y   permanentes    para permitir el distanciamiento físico (social) en las calles de la ciudad y cómo esto puede manifestarse en nuestras ciudades?

Los gobiernos de ciudades de todo el   mundo (Auckland, Nueva York, París, Londres, etc.)  han  anunciado la financiación  de  medidas  temporales  para  cerrar  carreteras,  ampliar  senderos (aceras) y  aumentar los carriles bici en  sus  ciudades  para    permitir el distanciamiento  físico  (social)  y el espacio  para  el ejercicio..  ( Algunas  ciudades ya  están  tomando  medidas  mediante la ampliación  temporal  de  senderos  y  carriles bici  para  promover el distanciamiento social, la  peatonalización  y el ciclismo.

Nueva York ha anunciado que cerrará  temporalmente 70 km de carreteras con un plan para proporcionar más espacio y actividad a las comunidades durante la   pandemia. La mayoría de los cierres de carreteras (60 km) son adyacente a los parques.

«Estos tiempos sin    precedentes requieren    que seamos creativos con la forma en que    miramos y utilizamos el espacio público”, dijo Mitchell J. Silver, Comisario de Parques de Nueva York. «El espacio abierto adicional que este plan   proporcionará   a   través    de nuestros parques, sus perímetros y mucho más, ayudará mucho a los neoyorquinos a distancia socialmente y garantizar la seguridad y la salud de nuestra ciudad». 

La anchura de un sendero/acera estándar  no  permite el distanciamiento físico y está empujando a la gente hacia los carriles de la carretera para garantizar el distanciamiento social, aunque las ciudades han anunciado la financiación para medidas temporales, este es también un momento oportuno para reevaluar las calles de la ciudad, incluyendo anchos de carril, estacionamiento en la calle

Cruce y automatización de calles.

En todo el mundo, hay   muchos pasos de peatones que todavía son sistemas manuales de pulsadores.  Muchas  ciudades  han  cambiado    estos  cruces para ser  automáticos  desde  la  mañana  temprano  hasta bien entrada la  noche para evitar  que la gente tenga que  tocar  el  botón  y  posiblemente propagar el virus. Esto  se convertirá  en  permanente  y  muchas  ciudades  pueden  eliminación  gradual de los sistemas de pulsadores,        especialmente  en los distritos de actividad (negocios).  Esperemos    también ver caminos más   anchos, esquinas y cruces más diagonales (intersecciones o cruces en ‘X’) para promover mayores flujos de peatones en las principales intersecciones.

Numerosas ciudades   incluyendo Milán, París, Londres, Bogotá, Ciudad de México, Nueva York, Berlín y muchas más están    aprovechando las calles vacías y avanzando con la creación de más carriles bici a través de sus ciudades para liderar una recuperación de espacio verde tras el COVID-19.

Las ciudades están tratando   de proporcionar modos de transporte seguros (individuales) para las personas a medida que regresan al trabajo y proporcionar carriles de    bicicletas    es la forma más barata y rápida de   lograr esto, especialmente porque las personas evitarán   el transporte público hasta que sientan que los sistemas de transporte son seguros.

Algunos países están utilizando incentivos financieros   para conseguir que la gente   viaje en bicicleta, incluida Francia, que ha asignado 20 millones de euros para que los residentes gasten en bicicletas. Observando también que las ventas de bicicletas en varios países han aumentado drásticamente durante el período de aislamiento.

Jardín comunitario.

Veremos a las personas involucrarse más en sus comunidades y solicitar más espacio abierto verde. Hemos visto espacios públicos que se han llenado (especialmente los fines de semana) cuando las personas sienten la necesidad de   salir y hacer ejercicio en su comunidad local.  Esto dará lugar   a ciudades que busquen crear más espacio abierto, ya sea tomando las calles adyacentes a los parques o convirtiendo estacionamientos en nuevos parques o mejorando las redes verdes lineales (a lo largo de los ríos, servidumbres de trenes y corredores de servicios públicos)

Después de un largo período de aislamiento, muchas personas desearán    reconectarse con sus comunidades y buscar programas como jardines comunitarios, iniciativas de conservación y revegetación y  buscarán unirse a grupos sin fines de lucro y también buscarán que el gobierno local proporcione financiación.  Las ciudades buscarán   herramientas y diferentes formas de consultor con comunidades y los arquitectos paisajistas tendrán que crear metodologías para obtener buenos resultados paisajísticos.

Cambio para mejor.

Este es un momento extraordinario como ningún otro en la historia moderna con las ciudades que se detienen y la gente se   detiene y pasa más tiempo con sus familias, tengamos la esperanza de que veamos a muchas personas cambiar sus prioridades y ver cómo pueden crear una vida mejor equilibrada con un estilo de vida al aire libre más activo que  tendrá  un amplio  impacto  en  la  salud  de las personas y la  salud  del   medio ambiente.

Para ello en España se hace imprescindible una inversión estatal, autonómica y municipal en Infraestructura verde que garantice un espacio público saludable y de calidad y que aumente de manera importante la ratio de 6 m2 de espacios verdes públicos por habitante con que contamos hoy en día.
Incluso ciudades como Vitoria o Mérida, que afirman tener más de 20m2 por habitante de espacios verdes deben incentivar la puesta a  disposición de más zonas para los usuarios de espacios públicos sanos y de calidad, dado que un elevado porcentaje de esos espacios están formados por parterres, estanques o láminas de agua, taludes, etc., que, si bien aumentan la I.V de la ciudad, no son susceptibles de usar por parte de los ciudadanos.

Artículo basado en Damián Holmes; Fundador y Editor de WLA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.