Razones Para Contratar a un Arborista

Spread the love

(Why Hire an Arborist)

Un arbolista es un especialista en el cuidado de los árboles; ellos conocen las necesidades de los árboles y están entrenados y equipados para proporcionarles un buen cuidado. La decisión de contratar a un arbolista no debe tomarse a la ligera. El cuidado adecuado de los árboles es una inversión que puede rendir ganancias sustanciales en un futuro. Los árboles bien cuidados son atractivos y pueden añadir un valor considerable a su propiedad. Los árboles mal mantenidos pueden convertirse en responsabilidad seria. La poda y la tala de árboles, en especial de los grandes, pueden ser trabajos peligrosos. El trabajo en árboles se debe hacer sólo por personas con el entrenamiento y equipo necesarios para trabajar de forma segura sobre éstos.

Servicios que puede proporcionar un arbolista

Los arbolistas pueden brindar una variedad de servicios para ayudarle a mantener su valiosa inversión.

Poda

El arbolista puede determinar qué tipo de poda es necesaria para mantener o mejorar la salud, apariencia y seguridad de sus árboles. Dichas técnicas incluyen:

•       Eliminación de ramas que se rozan entre sí.

•       Eliminación de ramas que interfieren con cables de servicios públicos,  fachadas de edificios, canalones, tejados, chimeneas o ventanas, o que  obstruyen calles o aceras.

•       Eliminación de ramas muertas o débiles que representan un riesgo o pueden  comenzar a podrirse.

•       Eliminación de ramas irreversiblemente enfermas o infestadas por insectos.

•       Mejoramiento de la estructura del árbol para disminuir la resistencia al  viento y el potencial de daños por tormentas.

•       Formación de árboles nuevos.

•       Eliminación de ramas dañadas por condiciones climatológicas adversas.

•       Aclareo o corte de ramas innecesarias.

•       Mejoramiento de la forma o silueta del árbol.

Derribo

A pesar de que el derribo se considera una última alternativa, existen circunstancias en las que es necesario. Un arbolista puede ayudar a decidir si  un árbol debe o no ser derribado. Los arbolistas tienen las destrezas y el equipo para talar árboles de una forma segura y eficiente. Se recomienda cortar  el árbol por completo cuando:

•       Está muerto o moribundo.

•       Se considera un riesgo irreparable.

•       Está causando una obstrucción imposible de corregir a través de la poda.

•       Se está amontonando y causando daños a otros árboles.

•       Debe ser reemplazado por otro de una especie más adecuada.

•       Debe eliminarse para permitir una nueva construcción.

Cuidado urgente del árbol

Las tormentas pueden causar el debilitamiento de ramas o de árboles enteros, que a menudo caen sobre casas, coches, otras estructuras u otros árboles. Los árboles dañados durante tormentas pueden pesar mucho y derribarlos o podarlos puede ser muy peligroso. Un arbolista puede ayudar a realizar el trabajo de una manera segura, reduciendo los riesgos a su propiedad.

Plantación

Algunos arbolistas plantan árboles y la mayoría puede recomendar el más apropiado para un lugar específico. El árbol equivocado en el lugar erróneo puede ser el inicio de problemas futuros debido al espacio limitado para su crecimiento, plagas, enfermedades o mal crecimiento.

Otros servicios

Muchos arbolistas también proporcionan otros cuidados para árboles, que incluyen: •     Práctica del cuidado de la salud de las plantas (PHC, por sus siglas en  inglés), un concepto de mantenimiento preventivo para conservar la buena salud de los árboles, los que los ayudará a autodefenderse mejor contra plagas, enfermedades y problemas propios del sitio.

•       Fertilización.

•       Cableado e instalación de pernos para incrementar el soporte de las ramas  con uniones débiles.

•       Aireación para mejorar el crecimiento de las raíces.

•       Instalación de pararrayos.

•       Aplicación e inyección de substancias para controlar ciertos problemas de  plagas y enfermedades.

Selección del arbolista adecuado para el trabajo

Al seleccionar un arbolista se deben considerar diversos aspectos, entre los que se incluyen: •    El que esté afiliado a organizaciones profesionales como la Sociedad Internacional de Arboricultura (ISA, siglas en inglés), la Asociación Nacional de Arbolistas de los Estados Unidos (NAA, siglas en inglés) o la Sociedad Americana de Arbolistas Consultores (ASCA, siglas en inglés), demuestra la voluntad del arbolista de mantenerse al día en las últimas técnicas e información.

•       Busque en las páginas amarillas de la guía telefónica aquellos arbolistas  que se anuncian como certificados por la ISA. Los arbolistas certificados son profesionales con experiencia que han aprobado un examen intensivo sobre todo lo relacionado con el cuidado del árbol.

•       Solicite una prueba de póliza de seguro y, si no está convencido, consulte por teléfono a la compañía aseguradora. Un arbolista de prestigio poseerá  una póliza de responsabilidad civil que cubre daños a personas y propiedades,  así como compensación a los trabajadores. Muchos propietarios de casas han tenido que pagar grandes sumas de dinero por los daños causados por un individuo no asegurado que dice ser experto en árboles. Usted pudiera ser considerado responsable de los daños y lesiones que ocurriesen como resultado de un trabajo mal hecho.

•       Algunas agencias del gobierno requieren que los contratistas soliciten  permisos y/o licencias antes de que puedan hacer un trabajo. Asegúrese de que cumplen con cualquier ley local, estatal, provincial o nacional que regula el  trabajo de los arbolistas.

•       Pida referencias para averiguar los lugares en los que la compañía ha  realizado un trabajo similar al que usted solicite. No dude en comprobar las referencias o en visitar otros lugares donde la compañía o el arbolista hayan realizado trabajos en árboles. Recuerde que el cuidado del árbol es una  inversión sustancial de larga duración; ¡usted nunca compraría un coche sin probarlo!

•       A menos que conozca y se sienta cómodo con el arbolista, pida más de un presupuesto. Puede que tenga que pagar por éstos y que le tome más  tiempo, pero ayudará a la inversión.

•       Desconfíe de individuos que van de puerta en puerta ofreciendo gangas por  hacer trabajo con árboles. La mayoría de las compañías de prestigio  están muy ocupadas para buscar trabajo de dicha forma. El mal cuidado de  los árboles puede tomar muchos años para corregir y en algunos casos nunca se logra. ¿Está usted dispuesto a correr el riesgo con una inversión de valor?

•       Los buenos arbolistas sólo harán prácticas aceptadas. Por ejemplo,  prácticas como el desmoche, la eliminación de una cantidad excesiva de madera  viva, el uso de espuelas de trepa en árboles que no van a ser talados y la  eliminación o mutilación de árboles vivos sin una causa justificada, resultan innecesarias.

•       No acepte siempre el presupuesto más bajo. Usted debe examinar las credenciales y las especificaciones escritas de las compañías que presenten las ofertas y determinar la mejor combinación de precio, el trabajo que se realizará, la habilidad y el profesionalismo, para proteger su importante inversión.

•       Solicítelo por escrito. La mayoría de los arbolistas buenos firman un contrato con sus clientes. Asegúrese de leer el contrato cuidadosamente. No tema preguntar:

¿Cuándo comenzará y finalizará el trabajo?

¿Quién será el responsable de la limpieza?

¿La cantidad estipulada será el precio total?

Si deseo que se haga más trabajo, ¿cuáles son sus honorarios?

¿Qué significa ser un Arbolista Certificado?

Un arbolista es una persona entrenada en el arte y la ciencia de plantar, cuidar y mantener árboles individuales. La certificación de un arbolista por la ISA es un proceso voluntario no gubernamental mediante el cual las personas pueden documentar su conocimiento básico. Funciona sin regulación legal y es un instrumento autorregulado e interno, administrado por la Sociedad Internacional de Arboricultura (ISA). El certificado proporciona una valoración mensurable del conocimiento y la competencia de un individuo, elementos requeridos para proporcionar un cuidado adecuado del árbol.

La certificación no es una medida de los estándares de práctica. El certificado puede dar fe del conocimiento de una persona sobre los árboles, pero no puede garantizar o asegurar un trabajo de calidad.

Los arbolistas certificados son personas que han alcanzado un nivel de conocimiento en el arte y la ciencia del cuidado de los árboles a través de un mínimo de tres años de experiencia, y que han pasado un extenso examen desarrollado por algunos expertos nacionales en la materia.

Los arbolistas certificados también deben continuar su educación para mantener su certificación. Por lo tanto, deben actualizarse en las últimas técnicas de arboricultura.

Traducción al español: Luis A. Moreno, biólogo-arbolista de Zaragoza, España y Jordi i Chueca, arquitecto paisajista de Barcelona, España. Editado por Iris Magaly Zayas, bióloga, especialista en forestación urbana, USDA Forest Service, Atlanta, Georgia.

©Sociedad Internacional de Arboricultura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.